Puntos de Vista

La comunidad inmigrante a la espera de una suprema decisión

El mundo no deja de girar pese a estar en medio de un ciclo electoral, y la semana que viene, aparte de las importantísimas elecciones en el estado de Nueva York, la Corte Suprema de EEUU va a escuchar argumentos orales en el caso de Los Estados Unidos Contra el Estado de Texas. Este es el caso por el que tantos miembros de nuestra comunidad y en especial de la comunidad indocumentada han estado esperando. Por fin se decidirá ante la gran corte si las órdenes ejecutivas de DACA y DAPA del presidente Obama son o no constitucionales. Ambos lados se están preparando para esa lucha, no solo dentro de la corte sino también en las calles y en los medios de comunicación.

Nada de esto hubiera sido necesario si los republicanos en el Congreso hubieran escuchado a la mayoría de los estadounidenses e implementado una reforma migratoria comprensiva. A pesar de los esfuerzos del Grupo de los 8 senadores, los republicanos se negaron a negociar un plan de reforma y el presidente Obama tuvo que tomar acción por sí mismo. Los republicanos demandaron al presidente por “sobrepasar” su poder ejecutivo, solo por querer ejercer la voluntad del pueblo y aliviar los nervios de las personas, en peligro a ser deportadas, pero sin ningún historial criminal. Los republicanos prefieren gastarse un dineral –o sea, nuestro dinero-en vez de hacer algo para salir adelante y llegar a una solución verdadera.

Esta semana es la “semana de impuestos”, ya que estamos en la fecha tope para poder llenar y entregar los impuestos. Me gustaría recordarles a los republicanos que actualmente los indocumentados pagan $11.6 mil millones de impuestos estatales y locales. También, las personas que calificarían para el programa de DACA y DAPA pagan $5.3 mil millones en impuestos estatales. Los republicanos quieren cegarse a estas cifras y arruinar el país en el proceso ya que los beneficios económicos de incorporar a la población indocumentada son
muchos, incluyendo una inyección económica de $1.5 trillones si aprobamos una reforma.

En total, el país está perdiendo $805 millones en ingresos fiscales anual por culpa de la xenofobia y la actitud anti-Obama de los republicanos. No es que les importe ya que una coalición de gobernadores y senadores entregaron a la corte reportes apoyando al estado de Texas. En la Casa de Representantes, 234 republicanos votaron a favor de otorgarle el poder al presidente de la cámara –republicano- para introducir un reporte similar a favor del estado de Texas. En este instante, cualquier apoyo al estado de Texas significa apoyo en contra de nuestra comunidad, y a favor de más deportaciones.

Por su parte, los demócratas, que son minoría en la mayor parte de las legislaturas del país y minoría en ambas cámaras del Congreso, están luchando para que los republicanos no logren su objetivo. 220 demócratas entregaron un reporte a la corte en apoyo de las órdenes ejecutivas del presidente y criticando a las acciones de los republicanos en la Cámara de Representantes. Menos mal que ahí tenemos líderes como los congresistas Xavier Becerra (D-CA), Linda Sánchez (D-CA) y Luis Gutiérrez (D-IL) entre otros, para abogar por la comunidad latina.

Los argumentos orales serán presentados el 18 de abril a los jueces de la gran corte. Estén atentos amigos.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *