Puntos de Vista

La candidata demócrata se concentra 100% en lo que va a hacer por el país

El director del FBI, James Comey acaba de anunciar que no se recomienda ningún cargo contra Hillary Clinton, la candidata presidencial demócrata, por mal manejo de información clasificada. Aunque hay un gran suspiro de alivio que viene de la sede de la campaña de Hillary, no hay duda de que Donald Trump y los republicanos están enfurecidos porque Comey no le impondrá cargos a Hillary Clinton y no dejarán de utilizar eso como un ariete contra ella. Después de todo, ese era su único plan de respaldo para ganarle en noviembre.

Ha quedado claro desde el principio de este lío –el cual fue causado por la misma Clinton-, que los republicanos han estado contando con algún tipo de cargo criminal. A pesar de que la mayoría de los expertos encargados de hacer cumplir la ley mantuvieron que los cargos eran poco probables, y quienes tienen conocimiento sobre el proceso dijeron que no había evidencia de mala conducta intencional. La campaña de Hillary Clinton en sí estaba segura que no le montarían cargos ya que la ex Secretaria de Estado no hizo nada intencionalmente.

Los republicanos estaban listos para comentar desde el primer día, actuando como juez, jurado y verdugo. En sus ojos ella era ya una criminal a la que bajo ninguna circunstancia se le permitiría continuar con su campaña para la presidencia. Este es otro ejemplo de los conservadores y los extremistas de la derecha que viven fuera de la realidad, y lo que sucede cuando no tienen políticas de sustancia con las cuales competir con la secretaria Clinton en el campo de batalla de las ideas.

La cuestión de cómo ella y su equipo manejaron la información clasificada no tiene nada que ver con el hecho de que ella tenía un servidor de correo electrónico privado. No hay duda de que ella no debió haber tenido ese servidor privado, pero incluso si ella hubiese intercambiado los mismos mensajes de correo electrónico en el servidor del Departamento de Estado, la cuestión de la manipulación de material clasificado sería la misma. Incluso secretarios de Estado anteriores como Condoleezza Rice y Colin Powell quedaron atrapado en este embrollo, después de haber enviado y recibido mensajes de correo electrónico clasificados en sus servidores privados.

La secretaria Clinton ahora puede poner esto detrás de ella y concentrarse 100% en lo que va a hacer por el país, cómo va a romper las barreras para la clase media y ayudar a los estadounidenses de clase trabajadora que no han sentido todos los beneficios de nuestra recuperación económica, y ella nos unirá para encontrar soluciones reales sin desgarramiento y sin dividirnos entre nosotros mismos.

Así, mientras que Trump y los republicanos van a utilizar esto como un tema de campaña, que será recibido como una prueba Rorsacht política, los conservadores lo utilizarán para continuar sus ataques contra Clinton, y los seguidores de Hillary lo verán como una reivindicación. Ahora ella puede centrarse en los problemas reales que nos enfrentan. Y los votantes se darán cuenta que sólo hay un candidato en esta campaña que luchará por ellos. Y esa candidata es Hillary Clinton.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

COMENTARIOS

  1. Jorge Ríos sr

    Ella es nuestro futuro y Dios está con Ella como latinos vamos apoyarla y darle nuestro voto y también ayudar a nuestros jóvenes de distintos países es la única persona que nos va ayudar a salir dé las sombras Dios nos bendiga a todos

    RESPONDER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *