Puntos de Vista

¿Hay una manera humanitaria de tratar a los inmigrantes indocumentados?

Por: María Cardona

El gobierno de Trump anunció esta semana más detalles sobre cómo implementarían las recientes órdenes ejecutivas del presidente para acabar con los inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos, ocultando sus intenciones bajo la sombra de la seguridad nacional y de mantener seguros a los estadounidenses. Pero, como todo lo que es marca “Trump”, el razonamiento detrás de estas acciones está lamentablemente equivocado y completamente falso.

En otras palabras, las acciones de Trump están basadas en puras mentiras.

Trump comenzó su exitosa campaña en junio de 2015 demonizando a los inmigrantes, y alimentó el odio hacia los “ilegales” en cada oportunidad que tuvo y en cada asamblea electoral posible. La incitación al miedo le funcionó. Trump ganó por un margen abrumador entre los votantes que señalaron la inmigración como una prioridad.

A pesar de que parece ser que la Casa Blanca de Trump es alérgica a los hechos y la verdad, es hora de mirar los hechos y discernir la verdad para la mayoría de los estadounidenses, quienes no apoyan a Trump y que todavía creen que necesitamos encontrar una manera humanitaria de tratar a inmigrantes indocumentados.

Ahora, para algunos hechos:

La inmigración ilegal de México a través de nuestra frontera del sur es de neto negativo y lo ha sido durante los últimos años.

La mayoría de los detenidos en la frontera del sur son mujeres y niños que huyen de la violencia doméstica y las pandillas en Centroamérica. La mayoría no son detenidos ya que se entregan voluntariamente a agentes de la Patrulla Fronteriza y de Aduanas con la esperanza de buscar asilo aquí.

El crimen en las ciudades de nuestra frontera del sur está en su punto más bajo. Las imágenes de una región fronteriza desenfrenada con el crimen, donde los “bad hombres” se aprovechan de gringas jóvenes y hacer con ellas lo que se les dé la gana es el epitome del chivo expiatorio. Y es una mentira directa, como la mayoría de las cosas que salen de la boca de Trump.

¿Necesitamos asegurarnos que los delincuentes, legales o no, sean tratados con rapidez y en toda la extensión de la ley? Por supuesto, y lo hacemos.

Las nuevas directivas anunciadas por el DHS aseguran que millones de inmigrantes indocumentados están en peligro de deportación. Piden la contratación de miles de nuevos agentes de ICE y también se pide suplir a la policía local para que actúe como funcionarios de inmigración. También pide que se busquen a los inmigrantes indocumentados no sólo a 100 millas de la frontera o menos, sino por todo el país.

Esto no es humano. Esto no es seguridad nacional. Esto no tiene sentido común. Este es el comienzo de las deportaciones masivas que dejarán una mancha en este país, en la administración de Trump y en el Partido Republicano por muchos años más.

La realidad es que los que no buscan deportar, conocen, aman y comprenden América, sus ideales, sus valores, lo que valoran, y lo precioso y valioso que es este gran país, mucho más que las personas que claman por la deportación de estos individuos que no han hecho más que ayudar a hacer este país más grandioso.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *