Puntos de Vista

El cuidado de salud asequible es un derecho de todos

Por: María Cardona

Hace ocho años, el Presidente Barack Obama y los demócratas emprendieron en la odisea de aprobar una reforma de cuidado de salud asequible con el propósito de asegurar a la mayor cantidad de personas posible. Odisea que vino con gran costo a los demócratas que tuvieron el valor de votar a favor de un mejor sistema de cuidado de salud, aún sabiendo que ese valor pudiese costarle su mayoría en el Congreso.

Para los que no recuerdan como eran las cosas antes: los seguros médicos tenían rienda abierta de hacer, básicamente, lo que quisieran con sus clientes. Ellos podían cancelarte la póliza de seguro sin ninguna razón; más común en medio de una crisis sanitaria. También podían limitarte la cantidad de servicios que podías recibir anualmente; penas de muerte para pacientes con tratamientos costosos como la quimioterapia.

Seguro médico para personas con condiciones preexistentes era algo imposible de obtener y para los jóvenes, fuera del alcance. También, millones de personas se tenían que lanzar a la bancarrota por causa de los recibos médicos. Todo esto cambió con la llegada de la ley catalogada como ObamaCare.

Esta semana, los republicanos regresaron al Capitolio y ya empezaron su ataque a la ley de salud asequible, buscando cumplir su promesa durante la campaña de desmantelarla. Si quitan la ley ¿con qué la reemplazarán? Los Republicanos llevan cinco años cantando la misma canción y no han presentado ninguna alternativa que valga la pena.

En la comunidad latina, ObamaCare ha resultado en un estimado de 10 millones de latinos que califican para programas de salud asequible alrededor del país. Unos 8.8 millones de latinos con seguro médico privado tienen acceso a servicios que salvan sus vidas, como mamografías y vacunas sin deducible. También 4.2 millones de latinos adicionales consiguieron seguro médico, comprobando que la ley está funcionando.

Cuando los republicanos, que consiguieron el poder con la minoría de los votos, hablan de eliminar ObamaCare, están hablando de anular todo lo expuesto anteriormente. Quieren volver a los tiempos cuando su teoría para el cuidado de salud era: no te enfermes – Y si te enfermas, vete a la sala de emergencia. Cosa que nos cuesta más a todos; y eso, no puede ser. El cuidado de salud es un derecho de todos, no solo para los más afortunados.

Desmantelando las instituciones de ObamaCare, Medicaid y Medicare con el propósito de privatizarlas, los republicanos ignoran el sufrimiento de los americanos que no tienen con qué pagar un seguro médico. La mayoría de los americanos están a favor de mantener la ley y castigarán a los republicanos en las urnas si se atreven a tocar el seguro médico del pueblo.

Sabemos que no es una ley perfecta y es por eso que tenemos que continuar arreglándola. Los seguros médicos no son los únicos con vela en este entierro. El gran costo de las medicinas y la forma en la que regulamos el sector farmacéutico también tiene que ser considerado por el nuevo congreso en vez de aferrarse a una ideología política que no ayuda a nadie a mejorar su salud.

La primera semana de este congreso ha sido un desastre para los republicanos sobre todo con el escándalo ante el intento de desmantelar el departamento encargado con investigar violaciones de ética por parte de legisladores. Queriendo deshacerse de una ley que le ha dado a casi 30 millones de americanos seguridad de salud no es la manera de tratar de mejorar su situación en las próximas semanas o meses.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *