Puntos de Vista

El caso de Corea del Norte y los tiempos cruciales que vivimos

Por: María Cardona

 

Durante las elecciones pasadas repetí una y otra vez que Donald Trump no tiene el temperamento para ser presidente y menos para tener los códigos de nuestras armas nucleares.

A medida que las relaciones entre Corea del Norte y los Estados Unidos se deterioran con gran rapidez, el presidente ha decido echarle leña al fuego con su mensaje de que Corea del Norte no debe seguir con sus amenazas, a menos que quiera recibir toda la “furia y el fuego, cosas que el mundo nunca ha visto!”.

Esta semana, las Naciones Unidas impusieron nuevas sanciones a Corea del Norte por las pruebas de misiles en los recientes meses que, según Kim Jong-Un, el dictador de ese país, pueden llegar a alcanzar hasta Chicago. También ha sido reportado que esos misiles norcoreanos ya tienen la capacidad de cargar bombas nucleares, algo espantoso ya que Kim Jong-Un parece estar mal de la cabeza.

A esto era lo que estaba respondiendo Donald Trump. En 24 horas, Trump recalcó sobre el poder nuclear de los Estados Unidos a través de su cuenta de Twitter, buscando instigar la situación en vez de buscar una forma diplomática que no incluya una posible guerra nuclear.

Por su parte, Kim Jong-Un cruzó la línea en el piso puesta por Trump ya que inmediatamente Corea del Norte dijo que está trabajando en un plan militar para atacar el territorio estadounidense de Guam. ¿Qué más pensaba la Casa Blanca que iba a suceder?

Según las más recientes encuestas, el 75% de los estadounidenses no cree nada de lo que sale de la boca de Donald Trump. Esto es bueno cuando surge una crisis como la que está saliendo de Corea del Norte.

Amigos, vivimos tiempos cruciales en la historia mundial y esperemos que no empeoren en la forma de una guerra nuclear.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *