Puntos de Vista

Dime con quién andas y te diré quien eres

Por: María Cardona

A medida que el presidente electo Donald Trump va formulando lo que sería su nuevo gobierno, mucho más lento y lleno de caos de lo normal, nos damos cuenta de qué tipo de líder va a ser. A pesar de haber corrido su campaña en contra del establecimiento, Donald Trump está llenando su administración con cabilderos o lobistas con intereses especiales y no con el interés de los estadounidenses en mente.

Uno de los asesores de Trump que lo acompañará en la Casa Blanca, Steve Bannon, es un racista y antisemita. Su exesposa exclamó que Bannon no quería que sus hijas fueran al colegio con otros niños judíos ya que “no me gustan los judíos ni la forma en la que crían a sus mocosos hijos”. También bajo su mandato, en el sitio web de Breitbart, ejerció opiniones en contra de los musulmanes, el feminismo, exclamando que el cambio climático es una estafa, etc. Ese es uno de los asesores de Donald Trump.

¿Cómo es posible que un racista como Bannon sea permitido trabajar e influenciar las políticas de este país sabiendo que no tiene el mejor interés en los todos los estadounidenses en mente?

Todavía no sabemos a quién elegirá Donald Trump para los puestos más altos de su gabinete, pero si empezó con personas como Steve Bannon lo que viene puede ser peor.

Aparte de lo lento que va la transición del nuevo presidente electo, no ha dejado de decir cosas bien polémicas en contra de los valores estadounidenses. Su equipo de transición ha tratado de silenciar a las personas que han tomado las calles en todo el país protestando la elección de Trump.

Trump piensa que ganó con un mandato del pueblo para hacer lo que le dé la gana pero hasta el día de hoy, Hillary Clinton obtuvo 1.27 millones de votos más que Donald Trump y no dejaremos que lo olvide. Los que marchan tienen derecho a expresar su miedo y frustración porque a pesar de que se comportó de una forma magnánima por cinco minutos la noche de la elección, Donald Trump ya prometió que deportaría a tres millones de indocumentados criminales que residen en el país.

El único problema con esto es que no existen tres millones de indocumentados criminales en el país. Lo que esto significa es que Donald Trump va a separar familias y deportar a la mayor cantidad de gente que pueda, muchos de ellos inocentes sin historial criminal.

A pesar de todo esto, todavía tenemos lideres abogando por el bienestar de nuestras comunidades. El presidente Obama ha instado a Donald Trump a mantener los programas de DACA y DAPA. Líderes en el congreso se están movilizando para proteger la información de los DREAMERs inscritos en estos programas, para que Trump no pueda utilizar esa información en contra de ellos.

Todavía tenemos mucho camino por recorrer y no es hora de sentarnos con los brazos cruzados. Es hora de alzar nuestras voces y defender el progreso obtenido bajo el presidente Obama. Es hora de repudiar el odio, el racismo, la xenofobia, el machismo y apoyar a nuestras comunidades. Tenemos que dar el ejemplo, especialmente cuando no lo vemos de la Casa Blanca.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *