Puntos de Vista

Después del Súper Martes

El martes 1 se llevaron a cabo muchas contiendas primarias y asambleas políticas  que son parte del proceso para escoger candidatos presidenciales dentro de los dos partidos. Conocido como el Súper Martes, fue una gran noche para los candidatos principales de ambos partidos, Donald Trump y Hillary Clinton. Ambos ganaron la mayoría de los estados que llevaron a cabo primarias y asambleas, ambos han acumulado una ventaja de delegados que será difícil de superar, y ambos tienen una vía más fácil a la nominación después de la noche del martes. La diferencia es la conversación que está sucediendo dentro de cada partido.

El Partido Demócrata está teniendo un debate robusto y apasionado pero civil, acerca de los problemas más urgentes del país: la desigualdad de ingresos, la igualdad de remuneración, las barreras raciales y de género, reforma de la justicia penal, reforma migratoria, seguridad contra las armas de fuego, seguro médico y cómo mantener seguro a nuestro país.

Independientemente de los resultados del Súper Martes, los demócratas deberían desear que esto continúe, porque mientras ellos están comprometidos a tener esta importante conversación civilizadamente, los republicanos están involucrados en una gran guerra civil.

El Súper Martes demostró que el mensaje de Hillary Clinton está resonando con más votantes por todo el país, sobre todo con las minorías que son más representativas de la demografía actual del país y está en camino a acumular a los delegados necesarios para ganar la nominación del partido.

Sin embargo, el senador Sanders está recolectando una gran cantidad de dinero de donantes individuales, tiene un importante y apasionado grupo de seguidores y se quedará en la carrera para la Casa Blanca en el largo plazo.  Así debe de ser.

Trump ha surgido del Súper Martes con una amplia ventaja en el conteo de delegados que será difícil, si no imposible, que alguno de sus contrincantes lo alcance.

Como resultado, el pánico del liderazgo político republicano es palpable. El lenguaje que es utilizado por sus candidatos daría risa si no fuera tan vergonzoso. La conversación en el lado republicano ha degenerado hasta hablar sobre el tamaño de las manos de Donald Trump, de si usa bronceador color naranja y sobre el apoyo al Ku Klux Klan.

Donald Trump ha hecho un daño real a nuestro debate político, pero va a ser un candidato formidable de vencer porque nuestro electorado está polarizado y dividido. También está trayendo al proceso político muchos nuevos votantes que no han participado antes. Él tiene un poder de atracción que no se debe subestimar.

No hay escasez de material con el cual martillar a Trump. Él ha llamado a los mexicanos violadores y asesinos; se ha referido a las mujeres como cerdas, ha dicho que las mujeres lactantes son asquerosas y que tenemos que mantener a todos los musulmanes fuera del país. Todo esto será usado contra él en anuncios de ataque políticos que ya están en fabricación.

Después que el concurso ha terminado, la ex secretaria de Estado Clinton y el senador Sanders deben trabajar juntos para unir al partido. Estaremos en contra de un candidato republicano que haga retroceder el reloj de todos los avances que se han logrado.  Y esto no lo podemos permitir. Sólo juntos podremos ganarle a este retrógrado.  Sanders y Clinton se necesitan para lograr este tipo de unidad. Sí se puede, amigos.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *