Puntos de Vista

Con la victoria en la mente

Estamos más cerca día a día de conocer quiénes serán los candidatos de los partidos para la presidencia de Estados Unidos.  Por el lado de los republicanos, Donald Trump salió el ganador después de este súper martes pasado, ganando los estados de la Florida, Illinois, Missouri y Carolina del Norte, y acumulando los delegados necesarios para seguir acercándose al número necesario para obtener la nominación del partido.

El gobernador John Kasich consiguió ganar un estado –su estado natal de Ohio-, lo cual le da excusa para seguir en la contienda por haber ganado un estado tan importante, aunque será matemáticamente imposible alcanzar a Trump en número de delegados.  El senador Cruz no ganó ningún estado pero si obtuvo algunos delegados que en algunos estados se reparten proporcionalmente.  El senador Marco Rubio se vio obligado a retirarse de la contienda pues no pudo ni siquiera ganar su propio estado de la Florida.

Estas victorias de Trump vinieron luego de un fin de semana lleno de violencia y enfrentamientos con protestas en todos los eventos de campaña de Donald Trump.  Dichos eventos preocupan a muchos, aún en el Partido Republicano, pues reconocen que Trump será un líder muy divisivo, extremista, demagogo y que seguirá haciéndole gran daño a la marca republicana.

Al parecer, la violencia y la retórica racista de Donald Trump y sus seguidores está ayudando a galvanizar a los demócratas e inspirándolos a ir a votar. La exsecretaria de Estado, Hillary Clinton, se llevó todos los estados que salieron a ejercer su voto en las urnas en el Súper Martes.  Se esperaba que ella ganara la Florida y Carolina del Norte con amplio margen y así fue.  En la Florida, Hillary ganó con más de 30 puntos de margen.  En Carolina del Norte fue igual.  Pero en Ohio, Illinois y Missouri, se esperaba que Sanders tuviera fuertes números y resulta que Clinton los ganó todos.  Se le sigue siendo difícil a Sanders asociarse con credibilidad y confianza a las comunidades de color en el país, lo cual necesita para llegar a ser el nominado del partido.

La victoria de Hillary en la Florida no hubiera sido posible sin el apoyo de nuestra comunidad latina, y con esta victoria, ella solidifica su puesto como la mejor persona para liderar el Partido Demócrata hacia la victoria en noviembre. Esto no quiere decir que el senador Sanders se va a salir o debería salirse de la contienda, todo lo contrario, pero cada día se le hace más difícil la matemática de los delegados para poder ganarle a Hillary.

Algo que también debemos tener en cuenta, y que también ayuda a Hillary Clinton, es el peligro que representa Donald Trump y su muy probable candidatura, la que es real, y las personas saben que a pesar de todas las buenas promesas que pueda hacer Bernie Sanders, muchos están tomando su voto en serio y votando por alguien más realista en sus propuestas, y alguien que le pueda ganar a Trump en noviembre.  Por eso creo que muchos se animaron para mandarle un mensaje a Trump:  Donald Trump es el enemigo de todos los valores que representa esta gran nación, al querer deportar a 12 millones de inmigrantes, al decir que hay que negarle la entrada a todos los musulmanes, y al insultar a las mujeres, a los veteranos y los discapacitados.  Amigos, el peligro es en serio y los votantes estadounidenses se están dando cuenta.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

COMENTARIOS

  1. Pingback: Comentarios From Maria: With Victory In Mind

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *