Patricia Guadalupe

Se avizora guerra de palabras para convencer al electorado

Por: Patricia Guadalupe

Tom Pérez, el nuevo presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC, en inglés) y el primer hispano en encabezar la organización, cierra esta semana con palabras fuertes para el presidente Trump y varios legisladores que quieren deshacerse de la llamada reforma de salud, mejor conocida como Obamacare.

Pérez se pronunció en contra de la nueva orden ejecutiva del primer mandatario que cambia –un poco- otra orden ejecutiva que niega la entrada a EEUU de inmigrantes de ciertos países, una orden que originalmente desató una lluvia de críticas y protestas. La nueva orden, según Pérez y otros, es más de lo mismo, aunque ya no incluye a los residentes legales o a quienes tengan una visa para entrar al país.

“Esta medida del presidente Trump es anticonstitucional”, comentó Pérez durante un mitin a favor de los inmigrantes que se llevó a cabo aquí en Washington hace unos días. “Lo mejor que tiene este país es su diversidad, y somos el país de las oportunidades sin importar donde naciste y que religión tienes. Habrá justicia en las cortes. Ya verán”.

Pérez también calificó de “hipócrita descarado” al congresista republicano Jason Chaffetz, de Utah, quien dijo que si las personas de bajos recursos quieren seguro de salud, deberían de dejar de gastar tanto dinero en teléfonos celulares.

“Él mismo tiene seguro de salud pagado por los contribuyentes, gana un salario de más de $100,000 al año y todavía tiene el descaro de pensar que la clase trabajadora de este país tiene que escoger entre tener seguro de salud o un celular”, afirmó el que fuera secretario de Trabajo durante la administración Obama.

Pérez está encargado de revitalizar el partido luego de una decepcionante jornada electoral en noviembre, y lo está haciendo con críticas dirigidas a personas que los demócratas consideran no tienen en mente los mejores intereses de los latinos y otros grupos minoritarios, e instando a las personas a que se levanten en protesta cuando ven que hay algo que no les gusta. Claro está, Pérez y otros líderes demócratas quieren obtener una mayoría demócrata en la Cámara de Representantes y el Senado. Y con miras a las elecciones congresionales el año que viene, Pérez y otros funcionarios del partido emprenden una gira por varias ciudades claves del país, precisamente para hablar sobre la importancia de salir a votar y a la vez criticar a la administración por impulsar medidas que los demócratas dicen no benefician a las personas más necesitadas.

Por su parte, el primer mandatario hace su propia gira nacional, buscando apoyo para sus medidas, especialmente su propuesta de cambiar el llamado ObamaCare. Trump tiene a sus allegados tratando de convencer a la gente, y esta semana el vicepresidente Pence habló ante un grupo de empresarios latinos sobre la importancia de las pequeñas empresas como motores económicos del país. Las pequeñas empresas hispanas son las de mayor crecimiento en Estados Unidos, y Pence aprovechó para comentar que la Casa Blanca estará intentando impulsar medidas que ayuden a estas pequeñas empresas, como recortes a impuestos y la eliminación de reglamentos que los republicanos creen bloquean el crecimiento de estas empresas.

Con Pérez y los demócratas de un lado, y el presidente y los republicanos del otro, todo parece indicar que se espera al menos una tremenda guerra dialéctica en las próximas semanas.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *