Patricia Guadalupe

No escuchamos nada sobre una reforma migratoria integral

Por: Patricia Guadalupe

Muchas de las reacciones al primer discurso del presidente Trump ante una sesión especial del Congreso el pasado martes incluyen aquellas que dicen que el primer mandatario presentó un tono calmado, más “presidencial”, incluso conciliador. Pero los grupos que abogan por los inmigrantes se preguntan si en verdad estaban viendo el mismo discurso que los demás, y apuntan a una propuesta que Trump presentó, dedicada a investigar supuestos crímenes cometidos por inmigrantes. La llamada agencia Víctimas de Crímenes de Inmigrantes (VOICE, por sus siglas en inglés) es una idea verdaderamente asquerosa y sin duda atenta contra la comunidad migratoria, cuya inmensa mayoría no comete absolutamente ningún tipo de crimen, sostienen líderes latinos.

“Los comentarios de Trump hacen que los inmigrantes paguen justos por pecadores. Es algo feo y un insulto”, señala Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, en inglés). “Disculpen si no le aplaudimos”, añade.

Murguía y los demás que vigilan por los derechos de los inmigrantes dicen que el primer mandatario tiene que dejar de usar a la comunidad como chivos expiatorios.

“Este estereotipo no tiene ningún fundamento y claramente no es parte de un tono presidencial que la Casa Blanca dijo el presidente Trump usaría en su discurso. Dijeron que cambiaría su tono sobre inmigración y que incluso tendría una propuesta de un camino hacia una residencia legal para miles de indocumentados”, dijo Ángel Cruz, presidente del Grupo Nacional de Legisladores Estatales Latinos (HNCSL, en inglés). “Pero en vez de eso, lo que escuchamos fue calificar de criminales a una comunidad entera, y nada sobre una reforma migratoria integral. Creando una oficina que se enfoque en crímenes de inmigrantes indocumentados agrava el clima de odio que el presidente irónicamente criticó al principio de su discurso”.

Y mientras tanto continúa la preocupación entre inmigrantes sobre las redadas que se están llevando a cabo a través de todo el país, incluyendo aquí en esta área. Pero los inmigrantes dicen que a pesar de estar preocupados, no se van a quedar con los brazos cruzados.

Astrid Silva, una inmigrante y DREAMer, dio la reacción en español al discurso presidencial, diciendo que Trump está instando a la discriminación y dividiendo a las familias.

“En este país, no hay lugar para la discriminación, pero tristemente, eso es lo que ha pasado con los latinos e inmigrantes “, destacó Silva.

Y el pasado lunes, cerca de 2,000 activistas marcharon en la ciudad capitalina de Annapolis en Maryland, en apoyo a un proyecto de ley conocido en inglés como Trust Act (Ley de Confianza), que prohíbe que las autoridades locales cooperen con autoridades migratorias y también extiende acceso al seguro de salud para personas indocumentadas.

“Estamos en un momento clave en la historia de nuestro estado”, expresó Gustavo Torres, Director Ejecutivo de CASA de Maryland. “El estado está tratando de defenderse del alcance excesivo de las políticas del gobierno federal al mostrar compasión a sus inmigrantes y refugiados, así como darles un lugar seguro para vivir. Ya veremos si el gobernador adopta una posición ética y moralmente correcta en la aprobación de este proyecto de ley”.

 

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *