Patricia Guadalupe
ThinkstockPhotos-628328284

La lucha por un costo más bajo en el seguro de salud

Por: Patricia Guadalupe

Con toda la atención que se está dando a las repercusiones del fracasado intento de los republicanos en la Cámara de Representantes de eliminar el llamado ObamaCare, y aún más atención a la nominación del juez Neil Gorsuch a la Corte Suprema, además de discusiones sobre la propuesta presupuestaria del presidente Trump, la nominación del único latino en integrar el gabinete del primer mandatario ha pasado tan desapercibido que incluso muchos se olvidaban que el abogado Alex Acosta –cubano americano de Miami y decano de la facultad de leyes de la Universidad Internacional de Florida (FIU, en inglés)- será el nuevo secretario de Trabajo. A diferencia de otras nominaciones, Acosta llega al departamento sin controversia ni retraso, pero también con muchas preguntas sin contestar. Durante su audiencia de nominación en el Senado, Acosta optó por no dar su opinión sobre toda una serie de temas que estarían relacionadas a su labor en la agencia federal que se encarga de la política laboral de la administración Trump, y hay que ver qué pasará cuando se discutan temas como el salario mínimo o el pago por trabajar horas adicionales, entre otros asuntos.

Mientras tanto, un grupo de senadores demócratas, incluyendo el senador Robert Menéndez y la senadora Catherine Cortez Masto –los únicos senadores latinos demócratas- firmaron una carta dirigida al primer mandatario, urgiéndole a la administración que deje a un lado intentos de seguir tratando de eliminar el llamado ObamaCare –Trump insiste que a pesar de la derrota en la cámara baja seguirá tratando de dejar esa ley fuera-, y trabaje de manera bipartidista para mejorar la ley y bajarle los costos de seguro de salud a los residentes del país. “Le urgimos que use su poder ejecutivo para buscar costos más bajos para todos y que lo haga seriamente de forma bipartidista”, señala la carta. Los senadores también esta semana participaron en una conferencia de prensa con medios hispanos –incluyendo Washington Hispanic- donde dijeron que iban a hacer todo lo posible por frenar cualquier intento de construir un muro en la frontera con México, algo que consideran innecesario y discriminatorio, y que estarán en contra de incluir fondos para el muro en cualquier propuesta presupuestaria.

Trump pide casi $3,000 millones para seguridad fronteriza y para comenzar a construir el muro.

“Los demócratas dejaron muy claro que no votaremos por un proyecto de ley sobre el presupuesto que incluya fondos para deportaciones o por su inútil y costoso muro fronterizo”, aseveró el líder de la minoría del Senado, Charles Schumer, de Nueva York, uno de los senadores que participó en la mesa redonda. “Los inmigrantes son la promesa de Estados Unidos, y no vamos a votar para financiar un ataque a personas trabajadoras con profundas raíces en nuestro país, ni dejaremos que los contribuyentes estadounidenses paguen la factura por este muro innecesario”, añadió. De hecho, varios republicanos también se han mostrado escépticos sobre los costos, diciendo que simplemente no hay fondos para la propuesta del presidente, aún cuando haga recortes en otras partes para poder pagar por la construcción del muro y parece que dejarán los fondos para ese proyecto fuera de las negociaciones sobre el presupuesto. A ver qué pasará de verdad.

 COMPARTIR:
MÁS PUBLICACIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *