Nissan ahora con tecnología NASA

Nissan ahora con  tecnología NASA

Javier Mota / Autoproyecto.com

El proyecto Nissan Seamless Autonomous Mobility integra tecnología de la NASA para transformar el modo de conducir y la integración de los vehículos en la sociedad.

Con esta iniciativa, Nissan, marca líder en movilidad de cero emisiones, avanza firme hacia la Movilidad Inteligente tal como fue anunciado a principios de año en el Show CES de Las Vegas por el Presidente y CEO de Nissan, Carlos Ghosn.

El Nissan Seamless Autonomous Mobility (SAM, por sus siglas en inglés), es un sistema vanguardista desarrollado a partir de tecnología de la NASA y que conecta la Inteligencia Artificial (IA) integrada en el auto con la actuación de las personas.

En otras palabras, la columna vertebral del SAM combina máquinas y humanos para ayudar a los vehículos autónomos a tomar decisiones en situaciones impredecibles, como por ejemplo unas obras en la carretera.

El objetivo no es eliminar al ser humano del sistema, sino utilizar la inteligencia humana más estratégicamente para apoyar un sistema más amplio de movilidad autónoma y así ayudar a mejorar la inteligencia artificial de los vehículos en tiempo real, de modo que el propio sistema mejore la tecnología autónoma a partir de la experiencia.

Tecnología espacial

Gracias a ello, cuando un vehículo afronta un obstáculo en su camino y encuentra la mejor forma de solucionarlo, enviará esta información a la nube para que el resto de vehículos con el sistema SAM adquieran este aprendizaje y lo apliquen.

El software NASA VERVE (Visual Environment for Remote Virtual Exploration), utilizado para visualizar y supervisar estos robots, fue el punto de partida para la plataforma SAM de Nissan.

Los robots de la NASA utilizan tecnología autónoma para evitar obstáculos y calcular rutas alternativas de conducción seguras en el caso de situaciones imprevistas e inciertas.

Cuando el entorno dificulta la toma de decisiones autónoma, los supervisores de la NASA dibujan la ruta deseada y la envían al robot para su ejecución.

El SAM es una pieza clave en la estrategia de Nissan para la Integración Inteligente entre los vehículos y su entorno.

“Construir un sistema autónomo para un vehículo es como construir un robot que conduce a 120 km/h estando muy cerca de otros robots”, explicó Maarten Sierhuis, director del Centro de Investigación de Nissan, en Silicon Valley. “Cuando piensas en seres humanos interactuando entre ellos y con robots, hay que tener en cuenta que el vehículo se cruzará con agentes múltiples como peatones, ciclistas u otros vehículos, por lo que es importante que reconozca qué está haciendo cada uno de ellos y en relación con los otros”, añadió.

“Uno de nuestros focos de estudio actuales es la posibilidad de que el vehículo pueda obtener información del sistema de tráfico y predecir, entre otras cosas, qué semáforos estarán en verde y cuánto tiempo tardarán en cambiar a rojo”, agregó. “Así, el futuro vehículo autónomo será capaz de reprogramar una ruta automáticamente teniendo en cuenta qué semáforos estarán en verde. Con ello, optimizamos la gestión del tráfico a una escala todavía mayor”, dijo más adelante.

Además de colaborar con la NASA, el Centro de Investigación de Nissan, responsable de las nuevas tecnologías para vehículos autónomos, tiene una estrecha relación con la Universidad de Stanford y la UC Berkeley.

La compañía también está en contacto directo con un amplio abanico de compañías especializadas en software e inteligencia artificial que también se encuentran en Silicon Valley.

    •  COMPARTIR:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*