Mustang GT350 el nuevo amigo de las curvas

Mustang GT350  el nuevo amigo  de las curvas Con el Mustang Shelby GT350 el potro de Ford deja a un lado la timidez ante la sensualidad de la carretera, cuyas millas e Incluso sus curvas devora como si fuera la cosa más fácil del mundo. Foto: Ford

Dearborn, Michigan
Especial

La ruta más corta al siguiente semáforo con frecuencia se conseguía sentado al volante de un Mustang. Y esto fue verdad con más frecuencia en las ediciones especiales. Ya en las curvas las cosas cambiaban y mucho. No más. Sin embargo, con el GT350 el potro perdió la timidez ante la sensualidad del camino y despertó esa parte del macho alfa que siempre trajo dentro de sí.

Primero fue necesario que las cosas cambiaran atrás, es decir, que Ford decidiera ponerle una suspensión posterior independiente, lo que se hizo en esta generación. Gracias a esa decisión de transformar este símbolo estadounidense por excelencia en un ícono global se logró venderlo en más de 100 países.  La globalización, sin embargo, conlleva muchas responsabilidades. Y una de ellas es el hecho de que sus rivales ya no son solo los similares Camaro y Challenger. Ahora el corcel de Detroit necesita estar a la altura de enemigos como el BMW M4 o el Audi RS5. Y el GT 350 se hizo justo para eso.

Como quitar peso es más efectivo que añadir potencia, Ford puso “solamente” 526 caballos en su Pony. Los acomodó en un motor nuevo y puro. El resultado es brillante, sin duda, pero de alguna manera es tal vez un poco “menos” Mustang de lo que algunos hubieran esperado.
Porque el GT 350 es un devorador de pistas, no tanto de ciudad. Es un V8 estadounidense capaz de revolucionar mucho, tanto que su línea roja llega a las 8,250 rpm y ahí los 526 caballos de fuerza están en su plenitud haciendo girar las ruedas posteriores y nuestra mente.

Agarre de un grande
Si en el semáforo de la esquina éste no es un Mustang como solía ser, por fortuna tampoco es en carretera o, aún mejor, en un circuito. Entra a las curvas y verás que el esfuerzo de Ford para quitarle peso paga dividendos a sus compradores. El coche es ágil, rápido, seguro y sin ninguna duda producirá placer a cualquiera que disfrute manejar un buen auto, poniéndole en la cara una sonrisa que tardará buen rato en borrarse.

Sin embargo, la suspensión independiente posterior no libra al conductor inexperto de los peligros de un auto con mucha fuerza en las ruedas posteriores.
Tome la buena caja manual, acelere fuerte hasta hacer el tercer cambio, reduzca hacia segunda un poco antes del tiempo y verá la parte posterior saltar hacia un lado con singular alegría. No será tan difícil de corregir.

Tratado con cuidado, éste probablemente sea el Mustang más dócil de toda su historia. Nada que ver con la brutalidad absoluta del anterior potro que usaba la famosa Cobra en la parrilla y presumía de nada menos que 662 caballos sobre dos ruedas ligadas por un eje rígido. Que no se confunda esa docilidad con debilidad.
El auto es muy, muy rápido y en una carretera o en una pista llegará antes que sus rivales incluso en sus versiones más radicales como el ZL 1 del Camaro o el Hellcat del Challenger.

Sí, este no es un Mustang como solía ser. La excepción es el interior, que se ve parecido a los demás potros excepto por la pantalla que es más chica para ahorrar peso (y el que quiere un GT350 no están pensando en pantallitas, sino en desempeño) y en los asientos, que son de cubo y ofrecen gran soporte, algo que vas a necesitar si quieres sacer provecho de esta magnífica máquina oriunda de Dearborn, Michigan.

El nuevo Shelby es un auto refinado como nunca antes lo fue un Mustang. Vencerá al “Gatito del Infierno” tantas veces se pongan a correr en un circuito, aunque no pueda llegar antes que aquél al siguiente semáforo. Tal vez decepcione al fanático del Mustang tradicional, pero el resto del mundo, al menos a los que conozcan y disfruten de un deportivo de verdad, estará complacido y feliz por dar la bienvenida al más rápido y global Mustang de toda su historia.

    •  COMPARTIR:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*