Adolorido tras un año en el espacio

Adolorido tras un año en el espacio El astronauta de NASA Scott Kelly (izquierda), y su gemelo Mark se reúnen para la conferencia de prensa que el primero ofreció el viernes 4 de marzo de 2016 en Houston. Foto: Pat Sullivan / AP

Marcia Dunn
Cabo Cañaveral, Florida / AP

El astronauta de la NASA, Scott Kelly, dio a conocer el viernes 4 de marzo que le duelen los músculos y las articulaciones después de permanecer casi un año en el espacio, del que regresó apenas hace unos días.

Su piel está tan sensible que le arde cuando está sentado o camina, y no logra encestar una canasta.

Está sorprendido, no precisamente de sus habilidades para el básquetbol, sino de todo lo demás. Después de su misión espacial previa que duró medio año, no se sintió para nada
tan cansado ni adolorido como ahora.

“Para mí es más fácil adaptarme al espacio que a la Tierra”, señaló Kelly en su primera conferencia de prensa después de su regreso.

Al igual que otros astronautas, ganó estatura en el espacio: 3,8 centímetros (1,5 pulgadas), pero los perdió apenas se puso de pie en tierra firme.

Kelly, quien es un fanático de los autos de carrera, volvió el miércoles 2 de marzo de la Estación Espacial Internacional, con lo que puso fin a una misión de 340 días que fijó un récord para Estados Unidos. Se tardó un día entero en regresar de Kazajistán a Houston.

Ahí fue cuando comenzaron los dolores y molestias, a decir del astronauta que salió de la cápsula espacial de un salto y se tiró en la piscina de su casa en cuanto llegó.

Inicialmente, se sintió mejor que en su anterior regreso a la Tierra, pero esa situación cambió rápidamente.

Scott Kelly, de 52 años, contó que su piel “se puso muy sensible” debido a que no tuvo contacto considerable con nada por mucho tiempo, ya que en el espacio la ropa flota alrededor de uno.

“Tengo una sensación casi de ardor donde sea que me siente, permanezca o camine. Estos zapatos no los llevo puestos todo el tiempo”, afirmó el astronauta mientras movía el pie derecho hacia arriba. Llevaba zapatos negros brillantes de vestir. “Solo me los puse para estar con ustedes”, afirmó.

El calzado preferido del astronauta en estos días son zapatillas gruesas para correr porque hacen que sus pies “se sientan un poco mejor”.

En cuanto al choque cultural de estar de nuevo en la Tierra, Kelly pronosticó que le llegará pronto.

“De tener tan poco en la estación espacial y tan pocas opciones sobre lo que uno va a hacer todos los días a básicamente cualquier cosa”, declaró a la prensa.
¿Cuál fue el primer alimento de Scott Kelly en la Tierra? Un plátano que encontró sobre su cama a bordo del avión.

No había advertido la ironía hasta que se comió la mitad de la fruta. Kelly se desplazó hace una semana vestido de gorila en la ingravidez de la estación espacial, en lo que fue un regalo de broma que le envió su hermano gemelo, Mark, astronauta retirado.

Sobre las diferencias entre ambos gemelos –dobles genéticos que participaron en estudios médicos durante la misión espacial-, Scott mencionó que Mark tiene mejor bronceado. “Jugó mucho golf”, señaló.

La información obtenida en el próximo año señalará cualquier diferencia escondida.

La NASA desea conocer cómo se ajusta el cuerpo y la mente a periodos largos en el espacio con vistas al envío de astronautas a Marte. Las expediciones están planeadas para el 2030.

    •  COMPARTIR:

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados*